“Jugar como visitantes: Análisis del ejercicio periodístico de las reporteras de deportes en la prensa de circulación nacional”

Claudia Ivette Pedraza Bucio

Sin duda el periodismo deportivo ha sido uno de los ámbitos que mayor resistencia ha presentado a la incorporación de mujeres, y esto no es meramente fortuito, pues en él confluyen dos de los espacios de mayor dominio masculino: el periodismo y el deporte. Basta con echar un vistazo a los números: las estadísticas señalan que en nuestro país hay 39% de reporteras frente a un 61% de reporteros, pero en la plantilla laboral total, los porcentajes son de 29% de mujeres contra 79% de hombres  (GMMP, 2010, PP.72-112) Esta presencia se reduce en los espacios noticiosos televisivos y radiofónicos de este país, en los que las mujeres sólo son titulares en 8% de los programas, contra 92% de los hombres.

La propiedad del deporte como espacio masculino provoca un imaginario basado en una falacia: si eres hombre, sabes deportes. Entonces, la lógica subsecuente que rige el periodismo deportivo es que las voces autorizadas corresponden, naturalmente, a los hombres. Esto se combina con las limitaciones que el ejercicio periodístico supone para las mujeres al ser una actividad que se ha institucionalizado también como masculina (Tuchman G. , 1983; Ríos Reyes, 1999; Bach, 2000; Gallego J. 2002;  Hernández Carballido, 2006; Moreno, 2010; Lever, 2007)

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Recientes