Género

Las y los legisladores del Partido del Trabajo impulsan una iniciativa para el respeto e igualdad de salarios en los deportes profesionales para las mujeres, como el futbol, que no sea inferior al promedio salarial de los hombres y especifique las mismas condiciones y garantías.

Si bien tienen muchas menos restricciones que otros países de la región y hay mujeres en altos puestos de poder, el sistema legal basado en la ley islámica obstaculiza su avance

El futbol femenil ha avanzado a pasos agigantados, pero aún las jugadoras no pueden vivir de él. En México, ellas optan por estudiar una carrera profesional alterna para tener asegurado su futuro económico; contrario a los hombres, que sí pueden vivir con su salario como deportistas y con estudios de nivel educativo de secundaria.

Fue presentado en la UNODC México el documento “Sueños de Gol” para visibilizar la amenaza de la Trata de Personas en Escuelas y Visorías de Futbol en México. Cortesía de la UNODC México

Karen Janett Díaz Medina, árbitra internacional FIFA es la primera mujer mexicana en participar en una Copa del Mundo varonil

“Una de las cosas que fue muy importante reconocer es que partimos del punto de que el deporte es sano, pero esto no significa que todos los ámbitos deportivos sean sanos”.

En México, una futbolista profesional gana 7 mil pesos en promedio al mes.
Un hombre que se dedica a este deporte de manera profesional gana 666 mil pesos mensuales en promedio

Falta de alimentos, uniformes y casa club; viajes de hasta 15 horas en carretera; bajos salarios y atención médica limitada, así son las condiciones laborales de futbolistas mexicanas. 

Las oportunidades que tiene una árbitra para pitar en un juego del máximo circuito varonil aún es un tabú para más de un directivo, por lo que únicamente se les da el rol de auxiliares.

Escobar Toledo distingue en las jóvenes actuales un espíritu de rebeldía, subversión y sororidad que no veía en las mujeres de su época “es parte de una realidad nueva que vivimos y apostaría porque ese nuevo feminismo también sea una esperanza para cambiar las cosas en este país”