Con limitaciones laborales y discriminación: así son los derechos de las mujeres en Qatar


MUNDO 04/11/2022 

Los fanáticos extranjeros que lleguen a Doha para la Copa del Mundo de 2022 se encontrarán con un país donde las mujeres trabajan, ocupan cargos públicos y manejan autos deportivos en la ciudad. Han estado conduciendo durante décadas, a diferencia de Arabia Saudita, donde las mujeres obtuvieron el derecho hace apenas unos años.

Hay embajadoras, juezas y ministras de Qatar, incluso jinetes de carreras. La madre del emir, Moza bint Nasser al-Missned, es una de las mujeres más famosas del mundo árabe. En una región donde las esposas y madres de los gobernantes mantienen un perfil bajo, ella se comporta como una primera dama al estilo occidental: aboga por causas sociales y acapara los titulares como un ícono de estilo.

Sin embargo, durante años el emirato ha aparecido casi al final del Informe Global de Brecha de Género del Foro Económico Mundial, que rastrea las inequidades entre mujeres y hombres en el empleo, la educación, la salud y la política.

Es una sociedad tradicional que tiene sus raíces en el interior de la Península Arábiga, donde se originó una forma ultraconservadora del Islam conocida como wahabismo. Los grupos de derechos dicen que el sistema legal de Qatar, basado en la ley islámica o Shariah, obstaculiza el avance de las mujeres.

Aquí hay una mirada al escenario de las mujeres en el pequeño emirato, que ha experimentado una transformación social masiva desde hace una generación, cuando la mayoría de las mujeres se quedaban cerca de casa.

Derechos y libertades

La Constitución de Qatar consagra la igualdad entre los ciudadanos. Pero el Departamento de Estado de EE.UU. y los grupos de derechos humanos dicen que el sistema legal de Qatar discrimina a las mujeres en lo que respecta a su libertad de movimiento y asuntos relacionados con el matrimonio, la custodia de los hijos y la herencia.

Bajo la ley Shariah, por ejemplo, las mujeres pueden heredar propiedades, pero las hijas reciben la mitad que los hijos. Los hombres pueden divorciarse fácilmente de sus esposas, mientras que las mujeres deben presentar una solicitud ante los tribunales a partir de una lista limitada de motivos aceptables.

Los hombres pueden casarse con hasta cuatro esposas sin descendencia, mientras que las mujeres deben obtener la aprobación de un tutor masculino para casarse a cualquier edad. Según una regla que rara vez se aplica, las mujeres qataríes menores de 25 años también deben obtener el permiso de un tutor masculino para salir del país. Los esposos y los padres pueden prohibir que las mujeres viajen.

Las mujeres qataríes solteras menores de 30 años no pueden registrarse en los hoteles. Las mujeres solteras que quedan embarazadas se enfrentan a juicio por sexo extramatrimonial. No existe una oficina gubernamental dedicada a los derechos de la mujer.

Participación en puestos de poder y política

Recién el año pasado, el emir Tamim bin Hamad Al Thani nombró a mujeres en dos puestos del gabinete, elevando el número de ministras a tres, la cantidad más alta en la historia de Qatar.

Destacadas mujeres qataríes también ocupan otros puestos de alto nivel. La viceministra de Relaciones Exteriores ganó prestigio como portavoz de los esfuerzos diplomáticos críticos de Qatar en medio de la retirada militar de Estados Unidos y la OTAN de Afganistán. Otra mujer poderosa es la hermana menor del jeque Tamim, Al-Mayassa bint Hamad bin Khalifa Al-Than, quien es directora de la Autoridad de Museos de Qatar que se ha convertido en una de las figuras más populares del mundo del arte internacional.

El año pasado, el jeque Tamim nombró a dos mujeres para el consejo consultivo de Shura del país. Pero las elecciones legislativas para el consejo de 45 miembros fueron un claro testimonio del papel limitado de las mujeres qataríes. Las candidatas no obtuvieron un solo escaño.

Oportunidades en el mundo laboral

Las leyes garantizan el derecho a la igualdad salarial para las mujeres y los hombres qataríes. Pero las mujeres no siempre lo reciben. También luchan por obtener puestos de alto nivel en empresas privadas y en el sector público, a pesar de que más de la mitad de todos los graduados universitarios son mujeres.

No existe ninguna ley que prohíba la discriminación de género en el lugar de trabajo. Las leyes prohíben que las mujeres realicen trabajos ampliamente definidos como peligrosos o inapropiados. Las mujeres también deben solicitar el permiso de un tutor masculino para trabajar en el gobierno y en instituciones especiales. A pesar de los obstáculos, algunas mujeres han logrado triunfar profesionalmente.

Roles tradicionales

Los roles tradicionales en Qatar están consagrados en leyes que diferencian entre los derechos y responsabilidades de las mujeres y los hombres. Las esposas, por ejemplo, están legalmente a cargo del hogar y deben obedecer a sus esposos. Pueden perder el apoyo financiero si desafían los deseos de su esposo.

Las costumbres religiosas y tribales significan que las familias conservadoras fruncen el ceño ante las mujeres que se mezclan con hombres no emparentados, incluso por negocios.

Aunque las mujeres han hecho grandes incursiones en los últimos años, el mundo de la política y las finanzas sigue siendo predominantemente masculino. Dado que el Islam fomenta la modestia femenina, las mujeres qataríes suelen llevar un pañuelo en la cabeza y una capa suelta conocida como abaya. Las mujeres beduinas son más conservadoras y algunas se cubren la cara con el velo niqab.

Información publicada en: https://www.eluniversal.com.mx/mundo/con-limitaciones-laborales-y-discriminacion-asi-son-los-derechos-de-las-mujeres-en-qatar

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Recientes