¿Por qué las mujeres ganan menos que los hombres en el futbol?

  • by

lunes 03 octubre 2022 

Josep Rodríguez

@josepgramm

En los últimos años, uno de los temas que genera gran controversia en el fútbol es la desigualdad salarial entre hombres y mujeres profesionales.

Las jugadoras de fútbol han alzado la voz ante la gran diferencia de salarios en comparación con sus contrapartes masculinas, y muchas han presionado para cerrar esa brecha tanto como sea posible.

Historia del fútbol femenino

La historia del fútbol femenino no es nada fácil. Tras haber tenido su auge durante y después de la Primera Guerra Mundial, con ejemplos como las “munitionettes” en el Reino Unido y los equipos de la federación francesa de sociedades deportivas femeninas, la FSFSF , cayó en el olvido hasta mediados de la década de 1960.

Durante casi 50 años, la práctica de este deporte fue difícil para las mujeres de todo el mundo. De hecho, el fútbol se consideraba “incompatible con la feminidad” y, en general, a las jugadoras se les negaba el acceso a los campos (por ley en Brasil y por la amenaza de sanciones para los clubes en otros países).

Un siglo después del Armisticio de 1918 , las mujeres representaban entre el 7 y el 8 % de todos los jugadores en Francia, con unos 150,000 miembros registrados, aunque este número está aumentando rápidamente (creciendo más del cuádruple en los últimos 20 años) . Sin duda, este repunte está relacionado con el aumento de la cobertura mediática del fútbol femenino en los últimos años, lo que mejoró su imagen y fomentó su práctica.

¿Por que las mujeres ganan menos que los hombres?

Para entender este fenómeno tomaremos como ejemplo la División 1 Féminine que está considerada como la mejor liga femenina de Europa según la UEFA.

En términos generales, se debe hacer una distinción entre federaciones y clubes al abordar la cuestión de la equidad salarial entre futbolistas. Una selección femenina nacional puede plantear el tema de la igualdad salarial para las jugadoras internacionales: las federaciones, como los gobiernos, son libres de definir una política de redistribución. Sin embargo, el fútbol de clubes es diferente y depende de factores económicos.

La relación entre el salario medio de hombres y mujeres es de 27 a 1. Este desequilibrio no es el resultado de una discriminación, sino más bien del tamaño del “pastel” a dividir: en 2019 el presupuesto de la Ligue 1 (campeonato de Francia masculino ) ascendió a 1,900 millones de euros (837,294,515,275.00 pesos mexicanos), mientras que el de la División 1 (campeonato femenino) fue de 19 millones de euros, una centésima parte del presupuesto de los hombres.

Los propios clubes obtienen relativamente pocos beneficios y la nómina es su principal gasto: los jugadores se embolsan la mayor parte del dinero que genera el fútbol. Sus salarios dependen de los presupuestos de los clubes, que a su vez dependen en gran medida de las regalías y los patrocinios de la televisión.

Esta situación explica por qué la remuneración de los jugadores masculinos, especialmente las superestrellas, puede variar enormemente de una generación a otra: las ganancias mensuales promedio de un profesional a mediados de la década de 1970 ascendían a unos 2,500 euros (49,071.73 pesos mexicanos) aproximadamente una trigésima parte de lo que gana un jugador de la Ligue 1 en la actualidad. Por otro lado, es más o menos lo mismo que el salario promedio de una jugadora top en la actualidad.

De hecho, el presupuesto general de la División 1 de Francia se ha duplicado en la última década, impulsado por el nuevo interés de los medios en el fútbol femenino. Sin embargo, a pesar de este crecimiento en los ingresos, la liga está registrando cada vez más pérdidas, que han aumentado en un promedio anual del 75% en los últimos cinco años fiscales.

En 2019, la relación entre los presupuestos de los campeonatos masculino y femenino fue de 100 a 1, que se reduce a alrededor de 60 a 1 cuando se considera solo el dinero gastado en remuneración (con mayor plantilla para los clubes masculinos). Esto significa que el déficit estructural de la División 1 surge del hecho de que las nóminas de los clubes representan casi la totalidad de su asignación.

El fútbol femenino también tiene superestrellas muy bien pagadas (como la jugadora del Lyon Ada Hegerberg, que cobra 400,000€ por temporada, aproximadamente unos 7,851,476.90 pesos mexicanos). Pero dentro de los mismos clubes, a menudo son los equipos masculinos los que mantienen a flote a los femeninos. Y lo mismo ocurre con la liga inglesa.

Información publicada en: https://expansion.mx/vida-arte/2022/10/03/mujeres-futbolistas-ganan-menos-que-los-hombres