Críticas a la Copa del Mundo 2022 crecen; Qatar se ha acostumbrado

  • by

Doha, Qatar, 8 de abr. (Dow Jones) — El pequeño estado de Qatar ha pasado gran parte de los últimos 12 años, desde que fue seleccionado por primera vez para albergar la Copa Mundial de 2022, capeando olas de críticas por su historial de derechos humanos.

     Hubo recuentos espeluznantes de trabajadores migrantes muertos o heridos en la construcción de estadios y hubo preocupaciones sobre el posible tratamiento de los partidarios LGBT en un país donde la homosexualidad sigue siendo ilegal. Ni una sola vez la FIFA, el organismo rector del fútbol mundial, consideró seriamente despojar a Qatar del torneo.

     Esas conversaciones no van a desaparecer a medida que los preparativos para la Copa mundial de noviembre entran en la fase final, luego del sorteo para determinar a quién se enfrentarán los 32 equipos en la fase de grupos. Pero tampoco están ganando mucha tracción.

     En una rara muestra de disidencia por parte de un país miembro de la FIFA, la presidenta de la federación noruega de fútbol, Lisa Klaveness, tomó hace unos días una posición oficial ante el pleno del Congreso de la FIFA para denunciar a la organización por traer el torneo aquí.

     “En 2010, las Copas del Mundo fueron otorgadas por la FIFA de manera inaceptable con consecuencias inaceptables”, dijo Klaveness, abogado y ex jugador de la selección nacional, refiriéndose al torneo de 2018 en Rusia y la edición de 2022 en Qatar. “Los trabajadores migrantes heridos, o las familias de los que murieron en la preparación de la Copa del Mundo, deben ser atendidos”.

     Noruega discutió el año pasado un boicot a esta Copa del Mundo, antes de decidir que en su lugar montaría una campaña de presión. Ha encontrado pocos seguidores dentro de la burbuja de la FIFA. Noruega, que no logró clasificarse para el torneo, dijo el jueves que la declaración de Klaveness se produjo solo con el respaldo de las otras federaciones nórdicas.

     Klaveness también criticó a la FIFA por su lenta reacción a la invasión rusa de Ucrania. El organismo dijo primero que solo los juegos en Rusia se pospondrían antes de prohibir finalmente a los clubes rusos y al equipo nacional de la competencia, de acuerdo con una sugerencia del Comité Olímpico Internacional de que los atletas rusos sean excluidos en todo el mundo.

     “Inicialmente, la FIFA dudó”, dijo Klaveness. “La presión internacional forzó el cambio”.

     Como el caso ha sido a menudo en los últimos 12 años, las críticas de Klaveness se encontraron con el argumento de que las prioridades de la FIFA deberían estar en otro lugar.

     “Este no es el foro correcto ni el momento adecuado”, dijo José Ernesto Mejía, secretario general de la federación hondureña de fútbol, en un discurso inmediatamente después de ella. “Muchas de las cuestiones planteadas por nuestro colega noruego son importantes, pero esto es fútbol y no debemos perder el foco”.

     Si bien se han logrado algunos avances en los derechos de los trabajadores, de acuerdo con el comercio internacional y los grupos laborales, a saber, la abolición del sistema de patrocinio altamente restrictivo de “kafala” para los trabajadores extranjeros, la FIFA reconoce que hay más por hacer.

     “El trabajo que se ha hecho es ejemplar”, dijo el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, argumentando que el progreso que llevó décadas en otros lugares se logró en el espacio de seis años. “Por supuesto, no todo es perfecto. Por supuesto, no es el paraíso, ningún país es el paraíso”.

Información publicada en: https://www.sentidocomun.com.mx/articulo.phtml?id=106896