La ciudad de Camerún en la que las mujeres pueden cumplir el sueño de ser futbolistas

  • by

NATALIA PASTOR


10/03/2022

Existe una ciudad en África en la que el fútbol ya no es solo cosa de hombres. En Yaundé (Camerún), las niñas se entrenan y sueñan con convertirse en futbolistas profesionales, aunque para la mayoría, llegar a ser una estrella no es lo más importante.

En realidad, de lo que se trata es de tener la oportunidad de elegir un camino en un país en el que las posibilidades de crecer en el mundo del deporte son escasas, aún más si eres niña. “En Camerún, una niña que quiere jugar a temprana edad no puede porque no tiene una estructura que le permita hacerlo cada fin de semana”, explica Tresor Penku, delegado de LaLiga en África Central. Él es una de las personas implicadas en una iniciativa pionera –LaLiga de la Igualdad- que persigue dar aire al talento femenino en este deporte.

Se trata de un proyecto de la ONG Petrichor y LaLiga, a través de su Fundación y su Dirección de fútbol femenino. Una colaboración construida desde la ilusión de brindar a más de 200 niñas la posibilidad de formar parte de una verdadera liga de fútbol y disfrutar de todos los aspectos del deporte.

Que todo esto ocurra en Camerún tiene un valor especial, por los referentes: “El país de Roger Milla, y Samuel Eto’o ha tenido la gracia de beneficiarse de tal iniciativa”, asegura Marlyse Tombi A Kouny, trabajadora social implicada en el proyecto que apunta a los beneficios que puede traer en el corto plazo “porque el fútbol se ha considerado durante mucho tiempo cosa de hombres. Tendremos la oportunidad de formar nuestra escuela y verlas crecer y evolucionar en diferentes clubes”, valora.

Beneficios también que se pueden extender a cualquier esfera de la vida de las niñas. El deporte actúa como una barrera que las aleja de algunos de los males que atentan contra ellas (drogas, robos, prostitución, etc.). “Estamos convencidos de que este es el comienzo de un gran camino para el fútbol femenino en Camerún”, confiesa Penku.

Desde febrero hasta mayo, cinco equipos sub-13 y sub-15 participan en LaLiga de la Igualdad. La competición es una fórmula para impulsar el fútbol femenino como instrumento de igualdad de oportunidades y el desarrollo de algo más que futbolistas en ciernes. No todas quieren ser futbolistas, pero todas quieren ser alguien. “Jugadoras o presidentas”, apunta Penku y añade: “De lo que se trata es de que, si quieren jugar, puedan jugar y se sientan libres para hacerlo”.

“En Camerún, una niña que quiere jugar a fútbol no puede porque le falta una estructura que le permita hacerlo”

Tresor Penku, delegado de LaLiga en África Central

“Este proyecto tiene una base muy pedagógica. No se buscan estrellas, sino desarrollo en valores”, comparte el representante de LaLiga que codirige el proyecto junto con Jordan Cone y Paul Dreisbach, directores de Petrichor.

En concreto, Valores para Ganar, la metodología de entrenamiento creada por la FUNDACIÓN LaLiga que han extendido a las más de 40 entrenadoras camerunesas que participan. “Quisimos hacer un proyecto más completo, dando formación a mujeres que quieren desarrollar su carrera en el fútbol, brindándoles un contexto más profesional”, matiza Penku.

La liga de las oportunidades

Una liga cuya semilla hay que buscarla año y medio atrás, aunque ya desde 2017 la ONG local lleva -en palabras del delegado de LaLiga- “tomándose el fútbol femenino muy en serio”. Cuando Penku conoció a uno de los fundadores de Petrichor, lo vio claro: la posibilidad de hacer una liga conjunta entraba dentro de la línea de valores de LaLiga. “La FUNDACIÓN LaLiga no dudó un segundo”, recuerda Penku.

De hecho, desde el primer momento se implicaron en un programa que persigue la inclusión social y la igualdad de género porque “para la FUNDACIÓN LaLiga es una gran satisfacción participar en este proyecto, en el que se persigue fomentar el deporte como un instrumento necesario para la creación de un entorno en el que prosperen los talentos y niños y niñas tengan las mismas oportunidades”, añade Olga de la Fuente, directora de esta fundación. Es así como LaLiga de la Igualdad cobraba forma con un objetivo: trascender al mismo deporte.

“Tendremos la oportunidad de formar nuestra escuela y verlas crecer y evolucionar en diferentes clubes”

Marlyse Tombi A Kouny, trabajadora social implicada en el proyecto

La ciudad de Yaundé, donde se disputan la gran mayoría de partidos, ha recibido esta liga con entusiasmo, aunque nada comparado con lo que están viviendo las protagonistas. Son niñas que gracias al proyecto tienen la oportunidad de viajar, conocer a otros equipos, mejorar su técnica, jugar y trabajar en equipo, expresar su individualidad y ser valoradas y tratadas en igualdad de condiciones a través del fútbol.

También pueden competir y eso es muy importante, sobre todo, cuando nadie te ha dado nunca la oportunidad de hacerlo, ya que permite demostrar de lo que eres capaz. “Va más allá del fútbol, porque esta liga les ayuda a desarrollarse y fortalecer su carácter”, señala Penku, quien matiza que algunas de estas niñas tienen situaciones complicadas en casa: “Por eso también las acompañamos para que no se alejen. Las ayudamos a centrarse en ellas para que disfruten y aprovechen esas horas y su talento”.

La repercusión en Camerún está siendo increíble. “Cuando los medios anunciaron que se iban a reunir tantas niñas en un proyecto socio deportivo tan bien estructurado, la gente se alegró al ver que era una oportunidad que hasta el momento no existía”, comparte el delegado de LaLiga. “Los futuros líderes están a nuestro alrededor y nos entusiasma nuestra responsabilidad de formarlos a través de nuestros programas deportivos”, completa Paul Dreisbach, presidente de la ONG Petrichor.

Objetivo: la primera liga de muchas

LaLiga de la Igualdad empezó el 12 de febrero. Desde entonces, cada fin de semana decenas de niñas tienen un plan. “Eso ya es un lujo”, apunta Penku. “En lugar de estar en casa y tocar el balón de vez en cuando, ¡compiten!”, un pequeño gran acontecimiento que saben especial y que puede tener un efecto ‘llamada’. “Esto nunca se ha hecho. La gente ya sabe que se está haciendo y esto podría crecer y extenderse a otras comunidades y otros pueblos y lograr que esa oportunidad se multiplique”, valora.

Por el momento, los equipos incluidos en la primera edición de LaLiga de la Igualdad son Green City, Regina FA, Social du Mbam, T7 y Petrichor Elite.

El deseo es que sean más y puedan vivir experiencias como la de Mbianda Tondja Jenny Grâce, ayudante de la entrenadora del Green City. LaLiga de la Igualdad le permitirá aprender más sobre fútbol y crecer como profesional. A sus jugadoras, “la posibilidad de mejorar sus competencias y tener la posibilidad de ir más rápido como profesional”.

Ellas, entregadas, los padres, emocionados al verlas disfrutar, más si tenemos en cuenta que esas niñas conocen LaLiga, pero no todas pueden ver un partido, tener acceso a una pantalla o, incluso, disponer de luz. El objetivo, siempre presente: “Que esa niña que quiera jugar al fútbol, pueda jugar al fútbol y no se quede solo en un sueño”, resume Penku.

Información publicada en: https://www.mundodeportivo.com/futbol/eslaliga/20220310/1001763747/ciudad-camerun-mujeres-cumplir-sueno-futbolistas-eslaliga-brl.html