“Es un error intentar comparar el fútbol masculino y el femenino”

  • by

Andrés Cárdenas

11 Marzo, 2022

Mayca Jiménez nació en la localidad jienense de Bailén. Trabaja en el periódico deportivo As y ha escrito un libro que se llama ‘Yo también quiero jugar al fútbol’ (Lundwerg Editores, 2022). En el libro aglutina las historias de 40 mujeres que tuvieron que sortear diferentes obstáculos y prejuicios hasta convertirse en referentes de un deporte por el que sienten pasión. La obra está prologada por Amanda Sampedro, capitana el Atlético de Madrid, y cuenta con ilustraciones de Alicia Caboblanco.

–Díganos antes que nada, de qué va su libro ‘Yo también quiero jugar al fútbol’.

–Es un libro que recopila las historias de superación de hasta 40 pioneras en el fútbol. Sus vidas sirven de ejemplo para todas las niñas y adolescentes que quieran practicar este deporte.

–Cuando yo era niño se decía que el coñac y el fútbol eran cosas de hombres. Por lo visto eso ya no es así.

–Y menos mal que ya no lo es. Ese tipo de frases eran propias de una sociedad que entendía que la mujer estaba relegada a tareas del hogar y de la familia. Siempre se ha privado a la mujer de mundos como el fútbol sin un argumento sólido. Ahora, se empieza a tratar con más normalidad (y no del todo) que la mujer juegue al fútbol o haga lo que quiera, como el hombre. Lo demás sería un trato desigual y, por ende, injusto.

–Qué tiene el fútbol jugado por hombres que no tenga el fútbol jugado por mujeres.

–Es un error intentar comparar siempre al fútbol masculino y femenino. Primero, porque no han tenido ni tienen las mismas facilidades y recursos. Segundo, porque cada categoría tiene sus fortalezas y debilidades. No sé por qué la gente siempre intenta buscar los peros. Es fútbol, independientemente de que lo jueguen hombres o mujeres.

–Según he leído en su libro, Lily Parr fue la pionera en este juego. ¿Quién era esta mujer?

–Fue la primera gran estrella y una de las grandes luchadoras de este deporte. Jugó en Inglaterra a principios del siglo XX, llenando estadios y teniendo un éxito que se topó con la prohibición del fútbol femenino en el país anglosajón. Ellos tenían miedo de que ellas fueran mejores en el campo, pero no pudieron parar la pasión de una Lily que siguió jugando y dio una gira por el mundo sorteando esa injusta norma.

–Los hombres tienen a Messi o a Cristiano Ronaldo. ¿A quiénes tienen las mujeres?

–Por suerte, ahora las niñas empiezan a tener referentes que salen en la televisión como Alexia Putellas, segunda española que ha ganado un Balón de Oro (el primero fue de Luis Suárez en 1960). La propia Alexia creció sin ejemplos femeninos en el fútbol y su sueño de ser futbolista parecía menos real por esta razón, pero al final lo ha conseguido pese a todas las barreras.

–Perdone mi ignorancia. En el balompié masculino los que más juego dan son los brasileños. ¿Y en el femenino?

–Estados Unidos es el gran país por excelencia del fútbol femenino. Aunque en España llevamos muy buen rumbo y tenemos jugadoras con mucho talento. De hecho, la Selección es una de las favoritas para la Eurocopa de este verano en Inglaterra.

–También su libro recoge la anécdota del famoso beso de las futbolistas Pernille Harder y Magdalena Eriksson, rivales en la cancha, pero novias fuera de ella.

–Sí. Es una imagen icónica por el movimiento que trajo tras de sí. Ellas no se dieron el beso con ninguna intención. Lo hicieron como el resto de parejas que se saludaron tras el partido. Su imagen sirvió y ha servido de apoyo a muchas y muchos homosexuales que viven reprimidos por el miedo al rechazo.

–He leído que al menos el 30 por ciento de las jugadoras de fútbol son lesbianas o bisexuales.

–No sé en qué se basa esta estadística. Aunque me gustaría saber si hay algún estudio en el fútbol masculino, donde estoy segura de que habrá muchos homosexuales que tienen miedo a decir que lo son por las represalias. Es una pena que no se pueda tratar con más normalidad todo esto. Las jugadoras lo hacen y ninguna mira mal a su compañera por su condición sexual.

–Ya hemos visto a mujeres arbitrando, pero… ¿veremos algún día a una mujer entrenando un equipo de fútbol de Primera masculino?

–Seguro. Pero para ello también debe cambiar el chip en los dirigentes del fútbol. El día que a una mujer se le deje de mirar diferente, veremos a entrenadoras y entrenadores conviviendo en ambas categorías.

–¿Cómo llevan las mujeres futbolistas el tema de la maternidad o la menstruación cuando deciden dedicarse al fútbol?

–Con normalidad. Toda la que hasta ahora no se le ha dado a algo tan natural como la menstruación o la maternidad. No sé por qué algunos le tienen tanto miedo. Hay jugadoras que han vuelto a jugar al máximo nivel tras haber sido madres.

–Usted como periodista y aficionada al fútbol… ¿prefiere ver un partido masculino o femenino?

–Consumo ambas categorías. Me gusta el fútbol, sea en femenino o en masculino.

–¿Se llenarán algún día los estadios para ver un partido de fútbol femenino?

–Sí. Y ya lo han hecho en España y en otros países. El récord de asistencia mundial a un partido de clubes de fútbol femenino lo tiene el Wanda Metropolitano, que acogió 60.739 personas para un Atleti-Barça. El 30 de marzo habrá un Barça-Real Madrid en el Camp Nou para el que ya se han vendido más de 85.000 entradas.

Información publicada en: https://www.diariodesevilla.es/entrevistas/intentar-comparar-futbol-masculino-femenino_0_1663934332.html